¿SÍ ES COMO LO PINTAN?

Por Francisco Avilán

Cuando hablamos de los Esmeraldas de León no debemos olvidarnos de su historia. Fue fundado en 1944, un año antes que los Rayados.

Los Panzas Verdes fueron por muchos años un equipo de tradición que marcó historia en nuestro futbol con grandes jugadores.

Inició jugando en el estadio de La Martinica. Quién no recuerda a Toño Carbajal, al “Pachuco” López, al “Mulo” Gutiérrez, a Battaglia, al fino mediocampista Luis Luna y también al gran “Dumbo” López.

Estos jugadores fueron los que le dieron gran categoría a este equipo del Bajío, una zona eminentemente zapatera. Después de esta generación viene una metamorfosis en donde el viejo campo fue reemplazado por el actual Nou Camp, como se le llama, pero la historia moderna siguió en donde hablábamos de jugadores como Albretch, el “Chiquilín” Ortega, el “Cocodrilo” Valdez, Luis “Chino” Estrada, todos ellos grandes jugadores.

Sin embargo, eso es historia. Lo que importa es lo actual: este León que fue rescatado por la gente del Pachuca y en el que los jugadores promesas que no tienen cabida en el equipo son mandados a La Fiera.

Esta combinación no ha rendido frutos a la familia Martínez, que es la dueña de ambos equipos, pero aun así andan buscando ser protagonistas y para esta temporada se reforzaron bien, primeramente en el cuerpo técnico con Nacho Ambriz y su auxiliar Édgar Solano, un lavolpista de pura cepa.

En el plantel, aparte de Jairo Moreno, Andrés Mosquera, Montes el “Guerrero” Navarro, Tesillo y otros, se firmaron jugadores como el portero Guillermo Pozos, Iván Ochoa, el defensor Dylan Zúñiga, Ángel Mena y Meneses, lo que le ha dado tranquilidad a este nuevo cuerpo técnico que busca ser protagonista.

Ahora la pregunta sería: ¿qué formación tendrán que jugar, la que manda en el Club Pachuca el 1-4-2-3-1, o bien una formación ofensiva el 1-4-3-3, o una de sus variantes, la del 1-3-5-2 o bien la llamada línea de cinco? Esta formación se descompone de la del mismo sistema del 1-3-5-2 y esto se da cuando en defensa bajan los dos laterales volantes.

Conclusión: Hay que hacer sentir la localía, y desde el primer partido. Bienvenido 2019.