RUBÉN RUIZ DÍAZ

El paraguayo fue el único portero de esa nacionalidad que jugó con el Monterrey, al que llegó en 1992 y fue apodado “La Bomba”, todo porque la directiva de los Rayados había dicho que contrataría un jugador “bomba” como refuerzo.

El “Paraguas” nació el 11 de noviembre de 1969 en Asunción, Paraguay, y debutó en 1985 con el Club Rubio Ñu en el que estuvo hasta 1989.

Tras jugar en Talleres de Córdoba, Argentina, y San Lorenzo de Almagro llegó al Monterrey en 1992 con el que jugó hasta 1998.

Rubén Martín Ruiz Díaz Romero medía 1.91 metros y fue muy querido y admirado por la afición blanquiazul debido a sus cualidades como guardameta y porque además fue el único portero del futbol regiomontano que detuvo dos penales en el Regio-Clásico.

En un juego allá en León, el africano Isaac Ayipey tiró potente cuando Ruiz Díaz hacía “La de Dios”, le pegó el balonazo en la cara y le fracturó la mandíbula, tanto así que se pensó ya no terminaría la temporada, pero afortunadamente volvió a jugar tras su recuperación.

En 1989 fue traspasado al Puebla, luego a Argentina, pero regresó para jugar con el Zacatepec y terminó su carrera en 2005 con el Necaxa.