Promueven jugadores iniciativa de Futbol en Paz

Como una forma de hermanar a las aficiones de Rayados y Tigres con el fin de disminuir la violencia entre los aficionados, el jugador de Monterrey, José María Basanta, y Javier Aquino, de los felinos, promovieron la iniciativa Futbol en Paz.

El primero en manifestarse fue el jugador blanquiazul que acudió al Estadio Universitario para dar un mensaje en el protocolo inicial de Octavos de Final de Copa Mx entre Tigres y Puebla.

“El futbol no tiene enemigos, cuidemos el deporte que amamos, no más violencia, todos somos responsables de hacer del futbol una celebración a la que nuestra familia esté invitada, queremos un futbol en paz. Abrazados por el futbol, explicó Basanta, mientras la barra de Libres y Lobos guardaba silencio.

El mismo mensaje de paz sería dado por Aquino en el estadio BBVA sin embargo las inclemencias del tiempo no permitieron ofrecer la propuesta de paz a través de los micrófonos. 

Adicionalmente el capitán regio se manifestó en su Twitter personal, donde colgó una carta que tituló “Dolor por la violencia”, en la cual entre otras cosas habla de que nada justifica los actos ocurridos el pasado domingo donde la locura puede herir, lastimar y hasta hacer perder la vida de alguien que confunde pasión, fervor, alegría, felicidad y también tristeza, con violencia.

“Como ser humano, como parte de la comunidad regiomontana del futbol, como jugador profesional, no importa de que equipo, siento mucho dolor, mucha vergüenza por el hecho de violencia ocurrida”.

“Con la locura de actuar, herir, lastimar y hasta hacer perder la vida a otro ser humano, que puede ser vecino, amigo de un amigo, familiar, nada más y nada menos que regiomontano”, señaló.

Destacó que es muy tonto pensar que un encuentro deportivo haga que la gente pierda la condición de humano y que las familias tengan que sufrir la pérdida de un ser querido.

Es por ello que invitó a los aficionados a que se den cuenta que la violencia no debe ser parte del futbol, pues en México se vive con alegría y orgullo, tanto que en una misma tribuna pueden convivir varias playeras.

“Reflexionemos y nos vamos a dar cuenta que la violencia no tiene que ser parte, no puede ser parte de algo tan maravilloso como el futbol”.

“Que Dios nos ayude a todos a no equivocar el camino”, finaliza el escrito.